Regresar

La nueva normalidad, sinónimo de capacitación

Oct 27, 2020 / Por: Colaboradores / Tendencias / Etiquetas: , , , /

Marco Antonio Herrero
Training Team Leader

Todos conocemos el término “nueva normalidad”, sin embargo debemos entender el poder de esta frase. Los cambios no son temporales y lo más importante no son fijos. Nuestro entorno seguirá evolucionando, encontrándonos en una revolución que se está fortaleciendo día con día.

Sabemos que en los cambios rápidos y constantes se necesita la capacidad de adaptación más que cualquier otra competencia y es en este punto donde surgen preguntas que debemos resolver: ¿Cómo lograremos que nuestro personal se adapte a los cambios? ¿Cómo puedo implementar los cambios que necesito en mi organización?

El título de esta nota nos da la respuesta a las preguntas planteadas y se llama capacitación. Nuestros colaboradores deben mantenerse actualizados y preparados para afrontar los retos y cambios constantes que se presentarán. Es en este punto donde todas las organizaciones deben planificar y crear una estrategia de capacitación para sus empleados.

El camino a seguir

El primer paso es crear tu estrategia para la implementación de capacitación según tus necesidades y recursos disponibles. En este sentido debes saber que puedes apoyarte de servicios externos especializados que te ayuden a generar una estrategia diseñada a la medida, o bien si en tu organización tiene un área de desarrollo humano y capacitación es momento de sacarle el máximo provecho.

El segundo paso es definir como se llevará a cabo esta capacitación, el distanciamiento social nos abrió la oportunidad de implementar sistemas a distancia para efectuar todas nuestras reuniones, sesiones de trabajo y capacitaciones. Implementar un sistema de entrenamiento e-learning es una de las mejores opciones que tenemos para hacer frente al reto de la distancia.

La creación de estos breves pero completos entrenamientos, permite crear objetivos a corto plazo en la productividad laboral y al mismo tiempo fortalecemos la conexión de los equipos de trabajo.

El tercer paso es ejecutar tu estrategia de capacitación, no permitas que factores externos posterguen su implementación. La eterna rivalidad entre la operación y la inversión del tiempo disponible de los colaboradores es el rival a vencer, pero recuerda en todo momento que, sin capacitación el rendimiento operativo disminuirá proporcionalmente al ritmo de los cambios de nuestro entorno sociocultural. 

Por último, mide tus resultados. La conocida frase “aquello que no es medido no puede ser mejorable” es una realidad, solo conociendo los resultados podremos tener la conciencia del impacto generado y planear los siguientes pasos que debemos implementar.

Desarrolla una estrategia a la medida

Desarrollar tu estrategia es el punto de partida para afrontar la implementación de cualquier programa en tu organización. Aquí te digo que debes tomar en cuenta cuando diseñes tu estrategia:

Tamaño de la organización:

Es fundamental que determines el número total de colaboradores y cómo se relacionan entre sí, esto permite implementar programas comunes según sus necesidades ahorrando recursos en la creación de los contenidos.

Ubicación:

El factor de ubicación es de gran relevancia y nos permite elegir la mejor manera para implementar las capacitaciones. Cuando nuestro personal no está centralizado en un solo lugar el reto es mayor, sin embargo como se mencionó con los sistemas adecuados el reto puede ser superado.

Detección de necesidades:

Podrías pensar en buscar cursos en línea que se adecuen a tus necesidades, y evitar todo el trabajo de investigación ¿suena bien verdad?. La realidad es que puedes utilizar este tipo de servicios, pero no sin antes haber detectado cuáles son los puntos que quieres reforzar o mejor aún desarrollar en tu personal.

La selección de competencias es uno de los aspectos más importantes en todo el proceso de diseño de tu estrategia y no puedes pasarlo por alto. Lo recomendable es que tu equipo de desarrollo humano haga esta tarea de investigación o bien te apoyes de servicios especializados que te ayuden con esta vital tarea.

Recursos disponibles:

Ninguna capacitación será posible si no destinas los recursos necesarios, recuerda que la capacitación es una inversión y por tanto te entregará frutos. Determina cual es tu presupuesto disponible siempre dándole el valor que trae consigo el desarrollo de tu personal.

Área de desarrollo humano:

Todo lo anterior converge en una persona o área, la de desarrollo humano. Si tu empresa no cuenta con esta, es el momento de formarla. El futuro de tu organización depende de su desarrollo y aquí es donde debes concentrar tus esfuerzos. Si tu empresa ya tiene esta área, entonces pregúntate ¿Y a ellos quien los capacita?. El motor del desarrollo de tu organización está en esta área que debe ser actualizada y reforzada al igual que el resto de tu organización. No los olvides y prepáralos con cursos especializados que refresquen a la organización con nuevos conocimientos

Cometiendo el mayor error

Imagina que están de excursión y debes realizar un largo viaje a pie. Tus recursos son agua, alimentos, y equipo adicional como lámparas, sogas, etc. Iniciado el recorrido te encuentras con un puente muy viejo que tiene un límite de peso declarado por persona para cruzarlo. ¿Qué sería lo que descartarías para poder cruzarlo? Sin duda es una decisión difícil.

Trasladando el ejemplo anterior a tu organización, no descartes lo más importante para el camino que nos espera y eso es, a tus empleados. Sin capacitación no podrán enfrentarse a los retos que vendrán después de este obstáculo. La supervivencia de las empresas no solo depende de soportar este periodo de bajas, sino de estar preparados para afrontar a nuestra llamada “nueva normalidad”.


1 Comments

  • Lula Medina 26 noviembre, 2020 at 5:20pm Reply

    Interesante articulo con una «realidad» inminente .

         

Dínos que te pareció

Regresar